Créditos

¿Es realmente bueno acudir con un prestamista informal?

Cuando se enfrenta una situación económica complicada, se entra en un proceso de desesperación y de toma de decisiones sin pensarlo, evítalo.

Por Fernando Hernández

-

Imagen: Pexels.com

Si en algún momento llegas a requerir de un crédito fácil y rápido, es recomendable que tengas en mente las desventajas y riesgos de acudir con un prestamista informal. Actualmente hay diferentes entidades financieras en internet que pueden dar solución a tu problema.

Lo que menos necesitas en esos momentos son más problemas, y lo que usualmente busca la persona es no acudir a los bancos donde le piden hacer un largo trámite. Lo que no sabes es que puedes estar cultivando otro nuevo inconveniente.

Lo primero que pensamos al estar en un aprieto es el medio más fácil y creemos en acudir a un prestamista informal para resolver rápido nuestra situación económica. Es recomendable analizarlo más de dos veces. En general, las organizaciones o prestamistas informales otorgan dinero de forma fácil y sin muchos requisitos, pero después pueden venir sorpresas.

Riesgos de un prestamista informal:

  • Son préstamos en donde tienes que pagar intereses muy altos y pueden ser a diario, semanal o mensual. Puede ser muy rentable para el prestamista informal cobrar diariamente, con porcentajes hasta del 20 por ciento, para seguir ofreciendo sus servicios.
  • Existe el caso en los que el deudor no puede cumplir con el pago, y terminan por aplicar un interés de mora muy elevado. De esta manera, el monto de la deuda inicial resulta casi imposible de cubrir en su totalidad.
  • Cuando se comporta de manera impuntual en los pagos, se llega hasta recibir acoso por parte del prestamista, incluso puede llegar a haber situaciones de violencia desde extorsiones, amenazas hasta agresiones físicas.
  • El prestamista siempre busca la manera de mantener a la persona atada ya sea por alargamiento de plazos o mayores ofertas económicas.

¿Cómo evito este tipo de situaciones?

  • Solicita ayuda a familia o amigos. De esta manera puedes tener mayor seguridad y la certeza de que no te presta un desconocido en tu situación. Busca la manera de hacerlo de manera limpia y clara mediante un documento firmado para darle formalidad al préstamo.
  • Vende lo que no necesites. Si dispones de objetos que crees que pueden comprar otras personas y que sólo estorban o ya no los usas en tu casa, véndelos. Haz una venta de jardpin y saca provecho a lo que tienes olvidado y paga tus deudas.
  • Solicita un préstamo personal o prendario. Pueden sacarte de un apuro y puedes correr menores riesgos y preocupaciones por tu integridad y la de tu familia. Hay entidades financieras que te pueden dar un crédito de manera rápida y con un proceso muy accesible.

Visita el apartado de crédito de Mibolsillo.us, activa las notificaciones para que aproveches de todo el contenido financiero que tenemos para que gestiones tus finanzas personales con un mayor beneficio para ti y tu bolsillo.

¿Tiene un crédito vigente?

Si. 0%
No. 0%

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Información de ahorro, crédito y finanzas personales.

Debes completar un tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Ranking

Más de Créditos