Créditos

Prestar tu tarjeta de crédito: 2 razones para que nunca lo hagas

Algunas personas suelen tener la mala costumbre de pedir prestada la tarjeta de crédito de alguien más; conoce las razones por las cuales no debes permitirlo.

Por Marianne Pacheco

-
Prestar tu tarjeta de crédito: razones por las que no debes hacerlo.

Prestar tu tarjeta de crédito: razones por las que no debes hacerlo. (Pexels)

Prestar una tarjeta de crédito puede ser más frecuente de lo que crees, sobre todo para hacerle el favor a algún familiar o conocido que no tiene la posibilidad de acceder a una. Generalmente, el usuario realiza una compra a meses sin intereses para beneficiar a la persona que se lo pidió sin pensar en las consecuencias que podría traerle a su historial crediticio. 

Si alguien te pide prestada tu tarjeta de crédito para realizar alguna compra, no lo hagas. Tarde o temprano esta práctica llegará a perjudicar gravemente tus finanzas personales generando graves problemas económicos. 

Puedes leer: Deudas económicas: qué son y cómo aprender a convivir con ellas.

Deuda quedará a tu nombre 

Una de las principales consecuencias de prestar una tarjeta de crédito para realizar compras ajenas, es que la deuda que se genere quedará completamente a tu nombre.

Además, nadie se encuentra exento de sufrir un distanciamiento con familiares o amigos a causa de una pelea o cualquier otra razón. En caso de que pase esto, tendrás que hacerte cargo completamente de los pagos correspondientes, de lo contrario tu historial crediticio se verá gravemente afectado. 

Si ya es complicado llevar el control y el manejo de tus propias deudas, imaginate ahora quedarte con la carga de pagar y ser el deudor de otras personas que ya no se harán cargo de la suya. 

Problemas al declarar impuestos 

Además, prestar tu tarjeta de crédito a un tercero te podrá traer problemas con el IRS, ya que, a pesar de que esta compra no saldrá físicamente de tu bolsillo, ante la ley y las instituciones financieras se encontrará a tu nombre, esto te podrá ocasionar problemas a la hora de presentar tus impuestos. Incluso provocando en ocasiones una auditoría por discrepancia fiscal ya que tus ingresos no van a coincidir con tus gastos. 

Así que, por estas principales e importantes razones, debes olvidarte por completo de las deudas ajenas para que evites problemas graves. Es recomendable visualizar tu tarjeta de crédito como tu herramienta más importante y una parte de tus finanzas estrictamente personal. 

También puedes leer: Construir buen crédito: cinco cosas que necesitas para lograrlo.

Por ninguna razón se la prestes a tu familia, amigos, pareja o a nadie. En caso de que alguien te pida un favor de esta magnitud, comentarles que no puedes hacerlo porque estarías en riesgo de contraer problemas legales que prefieres evitar. 

Decir que NO es una forma de protegerte y de la misma manera estarás ayudando a tus seres queridos a no fomentar este tipo de malos hábitos financieros, motivando una vida económicamente saludable en los demás.

Para más información, visita la sección Créditos de Mi Bolsillo.

Síguenos en

Marianne Pacheco

Licenciada en Estudios Internacionales, egresada de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Hobbies: jugar tenis, escuchar música y leer.

Ver más

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Información de ahorro, crédito y finanzas personales.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Créditos